CUATRO años de bloggera



Cuatro años bloggeando, aunque se me conoce muy poco y realmente no es ese mi objetivo. Tampoco es mi intención andar entre rankings, ni recibir premios bloggeros que nunca termino de entender quien lo hace y porqué se entregan…

Cuando comencé a escribir fue por una necesidad personal. Descubrí que hacerlo me sentaba bien y así, fui convirtiendo este espacio en una especie de confesionario.

Como en anteriores años, llegadas estas fechas, hago este comentario: que no sé a quién llegan mis escritos excepto a unos pocos incondicionales que se manifiestan con sus comentarios.
Pero realmente poco importa tener muchos o pocos seguidores si a quien le pueda llegar algunas de estas palabras escritas, en cualquier momento, le han servido de algo.

Hace poco, en una entrevista en la radio, me preguntaban sobre qué escribía en mi blog. Y le dije que de todo lo que me causaba emoción, fuera del tipo que fuera, aunque mayoritariamente sobre lo que más suelo escribir últimamente es acerca de lo que me apasiona y se ha convertido en el leit motiv en esta etapa de mi vida: el hecho de ser DOULA.

Bastante a menudo pienso en qué triste es que se pierdan las experiencias de algunas personas realmente sabias. Personas con experiencias de vida maravillosas, duras, apasionadas, tristes, entrañables… experiencias vividas, al fin y al cabo.
Creo que conociendo otras historias podemos bajarnos del pedestal en que nos subimos sin ser conscientes. O emprender un camino sin necesidad de ser guiados. O darnos cuenta de que somos seres humanos, mortales al fin y al cabo, y que nuestra mochila de experiencias la cargamos con aciertos y con errores… y que no pasa nada por ello.

Cuatro años que han pasado volando. Escribiendo, mejor dicho. Y aunque no soy muy prolífica sé que este espacio ya ha cumplido con creces su cometido.


Gracias a quien, en algún momento y por casualidad, se dio una vuelta por aquí para no volver.  A quien vino, se quedó y al tiempo, se marchó. A quien entra y sale periódicamente. Y gracias, especialmente, a quienes seguís estando. Vosotros ya sabéis


Comentarios

  1. Gracias a tí por compartir tu vida, tus emociones y experiencias con nosotros!!! Y que nadie nunca te impida hacerlo (solo tu se dueña de él).

    ResponderEliminar
  2. ¡Una de mis incondicionales! Ja, ja, gracias preciosa, así seguiré mientras las fuerzas me acompañen.
    Te abrazo, querida.

    ResponderEliminar
  3. ¿No te ha llegado mi comentario? bueno, lo re-escribo: te decía que empezamos las dos el mismo año, yo en Octubre y tú dos meses después. Y aquí seguimos. ¡¡Feliz cumpleaños bloguero y que cumplas muchos más!!

    ResponderEliminar
  4. Ay, Carmen, si tu fuiste mi inspiración y mi apoyo. Cuántas veces recurría a ti porque no me enteraba mucho... te lo agradeceré siempre.
    Y no me había llegado el comentario, cachis!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Dime tu OPINIÓN, por favor, me interesa y mucho porque saber que a alguien le atrae lo que escribo, me anima a seguir haciéndolo.

Si no usas ninguna cuenta, ELIGE la opción Nombre/URL, luego ESCRIBE tu nombre o nick y deja en blanco URL.
Dale a continuar, escribe tu comentario, pincha en PUBLICAR un comentario...

Gracias por hacerlo.

Lo más popular este mes

El papel del padre en la lactancia (y en lo demás…)

Fibromialgia

Siete cosas que debes saber sobre el PUERPERIO

Compartir información en las redes sociales

¿Necesito una Doula?

Relato de parto: nacimiento de Eneko en semana 35

Cuando los bebés deseados no llegan...

“Yo soy la Doula y me iré, tú siempre serás la abuela”

Grupos de apoyo y asesoras de lactancia. Ayuda PROFESIONAL