Caminar a solas por coherencia personal



No creo en la necesidad de pasar por situaciones duras para aprender en la Vida, pero es cierto que irremediablemente se aprende. O al menos ese ha sido mi caso. Con casi 63 años, ocasiones ha habido en las que la bofetada ha sido descomunal y eso ha contribuido a afianzar mi manera actual de sentir, de ver las cosas y de actuar. Y me lleva a, por encima de todo, ser coherente conmigo misma.

SOY DOULA y acompaño. Eso no me lo va a quitar nadie.

Y también soy, por naturaleza, gregaria y asociacionista.  Pero ha llegado el momento de caminar sola por un tiempo. Realmente, lo necesito.

No voy a entrar en lo que está sucediendo, quien me sigue sabrá a lo que me refiero. Las luchas por el poder entre profesiones, entre personas, no llevan a nada. Y cansan. Cansan y desilusionan mucho.

A pesar de que sigo creyendo en que caminar en buena compañía hace que el sendero resulte más agradable, he llegado a un punto en el que necesito caminar a solas. Conmigo y con mis pensamientos. Conmigo y con mis criterios. Conmigo y con mi soledad…

Quizás sea para darme cuenta de todo lo bueno que hay por ahí, y echarlo de menos. Quizás para confirmar aquello de que más vale solo que mal acompañado… No sé, en cualquier caso, la decisión está tomada. A partir de ahora y por un tiempo, mi trayectoria en solitario definirá la Doula que quiero ser, la que realmente soy.  Acompañando y estando junto a la mujer que me requiera, dando mi apoyo, mi soporte, mi contención y mi cariño. Junto al personal sanitario que me lo permita. Sin florituras, sin terapias, sin misticismos, sin yoga, sin cánticos…

Porque yo SOLO soy Doula. Cada cual que sea lo que quiera.



Comentarios

  1. Laura Fabra Perales3 de marzo de 2015, 20:27

    Creo que tienes experiencia y criterio suficiente para seguir tu propio camino, sin desgaste y a tu ritmo pero se que igual de guerrera. Un abrazo Concha.

    ResponderEliminar
  2. Así es, así será, querida Laura. Por encima de todo, mi coherencia y mi honestidad. Tú me conoces... poco te he de contar.
    Te abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Dime tu OPINIÓN, por favor, me interesa y mucho porque saber que a alguien le atrae lo que escribo, me anima a seguir haciéndolo.

Si no usas ninguna cuenta, ELIGE la opción Nombre/URL, luego ESCRIBE tu nombre o nick y deja en blanco URL.
Dale a continuar, escribe tu comentario, pincha en PUBLICAR un comentario...

Gracias por hacerlo.

Lo más popular este mes

El papel del padre en la lactancia (y en lo demás…)

Compartir información en las redes sociales

¿Necesito una Doula?

Fibromialgia

Relato de parto: nacimiento de Eneko en semana 35

Cuando los bebés deseados no llegan...

“Yo soy la Doula y me iré, tú siempre serás la abuela”

Confesiones de una Doula después de leer PARIR.

Relato de parto vaginal con oxitocina sintética y sin epidural.