.

Este no es un blog de partos, de maternidad o de crianza solamente, sino que parte de mi experiencia de mujer, de lo vivido, de lo sentido, de lo que me llega... para seguir hacia lo que queda por hacer, hacia lo que puedo y quiero realizar.

Mi evolución como mujer que acompaña a otras mujeres, me muestra un camino del que cada día aprendo y gracias al cual mi sentido de la Vida se amplía y evoluciona en una dirección sin retorno.

Por y para las mujeres. Por y para todos los seres. Porque confío y doy Gracias.

martes, 10 de febrero de 2015

La maternidad es una experiencia…



 Y debe de ser conscientemente escogida. Porque no todas las mujeres quieren ser madres, no todas las maternidades son vividas como gratificantes, ni todas las madres las viven como la mejor experiencia que les ha sucedido nunca. Esto es una realidad, porque fuera de este mundo de la crianza respetuosa hay otras realidades,  y aún dentro de ella, cada mujer ES madre arreglo a como ha sido hija, como mucho cambiando algunos patrones desde la toma de conciencia y con un trabajo personal constante.

Nadie ha dicho que ser madre sea fácil. El otro día, una mamá a la que acompañé durante su embarazo y su parto, me dijo que llevaba 15 días sin dormir tranquila, justo los días que tenía su bebé. Y que eso… no se lo había dicho antes. ¡Pues claro que no! Por muchos y variados motivos, siento que no es apropiado decirle a una futura madre que a partir del momento en que nazca su hijx no volverá a dormir varias horas seguidas durante muchos años, que ya nada va a ser igual…  Y no creo apropiado anticiparme porque no son los hechos, sino la manera de vivir cada persona esos sucesos.

Cierto es que los bebés se despiertan por las noches y reclaman alimento, tanto si son amamantados como si toman biberón. Cierto es que sus necesidades han de ser atendidas y ellos no entienden de horarios, ni entienden que su madre está cansada y necesita dormir. Cierto es que la carga de responsabilidad, la total presencia, los desajustes hormonales y muchas más circunstancias producirán cambios que cada madre, inevitablemente,  vivirá a su manera.

La experiencia de la maternidad -como todas las experiencias- es única aunque como seres humanos tengamos unas expectativas y unas actuaciones como denominador más o menos, común.

Para algunas madres amamantar, colechar… supone un grandísimo esfuerzo que las puede llevar a tal agotamiento que vivan su maternidad como algo extremadamente duro cayendo incluso en una depresión posparto.  Para otras, estas experiencias son tan gratificantes que permanecen en un constante estado de beatitud ¿y qué pasa? Pues nada, que tan madre es una como otra y ambas tienen derecho a sentir y a vivir sus emociones, sus experiencias. Y a expresarlo, si les apetece.

La maternidad como hecho fisiológico es una revolución hormonal y a nivel cerebral también lo es. Pero luego está la experiencia vivida, el propio nacimiento, la infancia, la adolescencia y la madurez de la mujer que se convierte en madre. Y TODO forma parte de ese todo. Por tanto, afirmar categóricamente que la maternidad es una experiencia única, maravillosa, gratificante… y todos los adjetivos que la ensalzan elevándola al más alto grado de placer, es un gran error porque pone el listón muy alto en otras madres que quieren inmiscuirse de lleno en esta crianza y que si no la alcanzan, se convierte en frustración.

Ser madre es una etapa más en la vida de la mujer que así lo ha decidido, una etapa que no termina NUNCA. Parece que cuando hablamos de maternidad nos centramos en esa etapa en que los niños son pequeños, esa etapa donde prima el amor incondicional y todo lo vemos con mucha luz. Sin embargo, detrás de las luces hay sombras…


Magnificar experiencias no es la mejor forma de alentar a vivirlas y mostrar lo que puede tener de negativo, tampoco.  La maternidad se vive, se siente, se disfruta y se sufre. Cada cosa a su tiempo y sin sacar las cosas de su punto, porque así como cada mujer es única, su maternidad también lo es.


2 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho esta entrada. La verdad que todas las madres te cuentan lo maravilloso que es el hecho de ser madre, pero nadie te dice que para cada mujer es diferente y que, en ocasiones, es duro. Yo tengo ganas de ser madre, pero hay algo que me frena por eso no consigo dar el paso. Tengo muchos miedos e incertudembres y mis amigas me dicen que es normal. A veces pienso que si lo planeo tanto nunca voy a dar el paso y no me gustaría perderme esta experiencia por nada del mundo.
    Gracias por tus consejos Concha te sigo y me encantas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, aunque no sepa quien eres...

      La verdad es que hemos llegado a un punto en el que parece que si una mujer no es madre y vive la maternidad de una forma idílica, queda apartada del resto de la manada. Y nada más lejos de la realidad.

      He conocido a mujeres maravillosas para las que ser madre ha sido muy duro y no quiere decir que no amen a sus hijos como a su vida.

      Magnificar los hecho no es bueno. Ni todos los partos son orgásmicos ni todas las maternidades son gratificantes. Y no por ello somos peores mujeres.

      Vuelve cuando quieras ¡me encantará saber que opinas!
      Un abrazo.

      Eliminar

Dime tu OPINIÓN, por favor, me interesa y mucho porque saber que a alguien le atrae lo que escribo, me anima a seguir haciéndolo.

Si no usas ninguna cuenta, ELIGE la opción Nombre/URL, luego ESCRIBE tu nombre o nick y deja en blanco URL.
Dale a continuar, escribe tu comentario, pincha en PUBLICAR un comentario...

Gracias por hacerlo.