De apegos y desapegos.


Me viene al recuerdo una chica a la que conocí virtualmente. En una ocasión comentó que no le gustaban esas diapositivas de “autoayuda” que circulan por ahí. Decía que es como si estuvieran diciéndole todo el rato qué debía de hacer con su vida cuando ella no había pedido consejo. Y había eliminado de su facebook a esas personas que la bombardeaban con sus mensajes.

Lo cierto es que, en más de  una ocasión recuerdo sus palabras, especialmente cuando los mensajes van sobre los apegos. Que si suelta tus apegos, que si no estés apegada porque noséqué (siempre buscando más allá...), que si con apegos no se crece…bla, bla, bla… y tal vez no termine de entender yo a qué se refieren estas personas tan iluminadas cuando propagan esta filosofía… porque yo diferencio de los apegos a cosas materiales de los apegos a personas queridas. A ver si me explico…

El caso concreto que me ocupa es el siguiente. Esta semana mi hermana Carmen ha cumplido 60 años.  Y me ha pasado algunos días recogiendo fotografías desde antes de su nacimientos hasta el día de hoy, o sea, toda su vida.
Imágenes de mis bisabuelos, abuelos y abuelas, de la boda de mis padres, las de cuando éramos chiquititas, documentos gráficos de situaciones trascurridas conforme hemos ido creciendo y ha aumentado la familia…
Fotografías de momentos especiales, situaciones tiernas y otras  divertidas. Caras de personas muy queridas que ya no están. Celebraciones, viajes, nacimientos, cumpleaños, despedidas ¡toda una vida, jolín!

Y he estado durante el tiempo que he necesitado para preparar el vídeo, con una sensación de mariposas en el estómago y con algunas lágrimas que no he querido evitar. Lágrimas de pura emoción, de pura alegría por haber tenido la dicha de haber contado con esas personas en mi crecimiento, por haber tenido la fortuna de haber vivido momentos mágicos junto a ellas. Por haber reído, gozado y llorado junto a esos seres queridos.

Y no he querido renunciar a esta sensación de apego mientras he preparado, visualizado y grabado el vídeo. No he querido porque forma parte de mi historia personal y,  ni puedo ni quiero renunciar a ello.  Soy consciente de que el pasado es eso… pasado y, como dice Macaco, vivo en tiempo presente, pero no por ello renuncio a lo que mis 63 años de existencia me ha aportado.

No todo ha sido un camino de rosas en mi vida, pero en la balanza hay mucho de bueno que agradezco y que, a día de hoy, ha sido necesario para conformar la mujer que soy en este momento.

Así es que, lamentándolo por esos mensajes de desapego, todos los personajes que por mi vida han pasado permanecerán en mi corazón mientras me quede un hálito de vida. Y no por ello dejo de crecer, sino todo lo contrario. Mi evolución es constante y mi caminar sereno porque sé que, alguno de los seres que se fueron, están conmigo y acompañan mis pasos.




¡Feliz cumpleaños, hermana! Gracias a la Vida porque nos ha puesto a tres grandes mujeres en el mismo útero, en el útero de una mujer grande porque hemos nacido de la misma madre. Por nuestro pasado y por esas personas queridas que siguen estando a pesar de sus ausencias.


Comentarios

  1. El apego a las personas queridas es sano y maravilloso.....buenos dias...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Didi, yo siento lo mismo. ¡Me alegra volver a "verte" por aquí.
      Un saludo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Dime tu OPINIÓN, por favor, me interesa y mucho porque saber que a alguien le atrae lo que escribo, me anima a seguir haciéndolo.

Si no usas ninguna cuenta, ELIGE la opción Nombre/URL, luego ESCRIBE tu nombre o nick y deja en blanco URL.
Dale a continuar, escribe tu comentario, pincha en PUBLICAR un comentario...

Gracias por hacerlo.

Lo más popular este mes

El papel del padre en la lactancia (y en lo demás…)

Fibromialgia

Compartir información en las redes sociales

¿Necesito una Doula?

Siete cosas que debes saber sobre el PUERPERIO

Relato de parto: nacimiento de Eneko en semana 35

“Yo soy la Doula y me iré, tú siempre serás la abuela”

Cuando los bebés deseados no llegan...

Confesiones de una Doula después de leer PARIR.