Yo soy yo y mis circunstancias



Ortega y Gasset dijo “yo soy yo y mis circunstancias”. En estos momentos yo añadiría “y mi experiencia de vida”.

Paseando por blogs, webs, foros, grupos varios y demás formas de comunicación a través de la Red, generalmente de personas mucho más jóvenes que yo, y leyendo mucho, me reafirmo en la forma que nos marcan nuestras experiencias personales, porque al fin y al cabo, así componemos nuestra historia.

El caso es que encuentro situaciones que se muestran como maravillosas, cosas que se exponen como panaceas, supuestos recursos y soluciones… y no negaré que hay cosas interesantes, pero la manera de presentarlas, francamente… me hace percibir algo distinto a lo que posiblemente se pretende mostrar. Y la mayoría de las veces, sonrío y me callo, porque realmente no tiene sentido que emita opinión, no vale la pena que me pronuncie.

También me sucede con la lectura de algunos textos, de comentarios, con el visionado de películas incluso… es evidente que a cada cual le llega algo distinto y que la interpretación estará en base a su propia vivencia y experiencia respecto al tema en cuestión.

Y es que claro, con sesenta y tantos ya ha pasado mucha agua por este río, y he visto en numerosas ocasiones cómo más vale caer en gracia que ser gracioso.

El caso es que me doy cuenta que no siempre gusta lo que digo, de que mi visión no es acogida con agrado, pero ¡qué le voy a hacer! mis sentimientos ahí están y mis percepciones, también. E intento, por encima de todo, ser fiel. A mí misma.

Shinoda Bolen comenta en su libro “Las bujas no se quejan” que llegada cierta edad, las mujeres no tenemos miramiento a la hora de decir lo que pensamos, lo que sentimos.
Mi amiga Regi utiliza el término de “sincericida” para mencionar a quien, yendo con su verdad por delante, corre el riesgo de crearse enemistades… y lo cierto es que la tengo muy presente y en la mayoría de las ocasiones recordando a mi padre, antes de hablar cuento hasta mil, pero aún así, ni quiero ni puedo olvidar la experiencia de vida que me conduce y en base a ella, he de emitir mi sentimiento y mi opinión si llega el caso.

No penséis que me ha ocurrido algo serio. No para nada. Son reflexiones de un viernes tarde de un día festivo y aburrido en mi ciudad. Son reflexiones mientras descanso un momento tras estar preparando toda la documentación para el seminario de este fin de semana. Son reflexiones que me llevan rondando durante un tiempo y que al final, he de soltar en este confesionario.


Me quedaré igual, pues a nadie le importará lo que sienta, ni pretendo nada especial más que soltar lastre. Me sienta bien escribir sobre lo que me inquieta. Y este era un pensamiento algo recurrente, así es que desde ya mismo, lo despido.  ¡Y a otra cosa… mariposa!





Comentarios

  1. gracias ...siempre tan acertada ...o sera que coincidimos en pensamientyo y vibracion ??? la verdad sale a la luz ....siempre ...pero ultimamente a las que tienen los cojones ...no cuesta decitrla ...ya no hay que diran ....no importa ...como dice tu amiga ...la sinceridad ...es esencial para poder vivir ..hoy en nuestras edades ...no importa en que latitud....y el equilibrio se demuestra por.. si solo cuando surge ..... es que hay tanta diversidad hoy en dia ...pero ser fiel a los ideales es ser ...para mi humilde opinion ....el resto ...o la gente que no se anima ....es vivir careteando la vida ...comparto brindemos concha ...jajajjajaaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias querida. El que tú y yo estemos "hablando" desde latitudes tan distintas nos muestra que no hay impedimentos a la hora de comunicarse con palabras honestas. Y te aseguro que me resulta más fácil hacerlo contigo que con algunas que tengo más cerca.
      Brindemos compañera ¡por nosotras! Y a quien no le guste, ¡que se lo respire!
      Te abrazo, Claudia.

      Eliminar

Publicar un comentario

Dime tu OPINIÓN, por favor, me interesa y mucho porque saber que a alguien le atrae lo que escribo, me anima a seguir haciéndolo.

Si no usas ninguna cuenta, ELIGE la opción Nombre/URL, luego ESCRIBE tu nombre o nick y deja en blanco URL.
Dale a continuar, escribe tu comentario, pincha en PUBLICAR un comentario...

Gracias por hacerlo.

Lo más popular este mes

Sobre las formaciones de doulas (otra vez)

Relato de parto: el nacimiento de Gael.

Adiós a mi padre

Noche oscura del alma

Ejerciendo como MADRE. Y como padre.

Patriarcado e igualdad

Cumpliendo años

Carta a una matrona

Ser madre más allá de cierta edad