Entradas

Mostrando entradas de enero, 2018

Maternidad-paternidad, feminismos ¿igualdad?

Imagen
No me considero para nada una mujer “antigua” a pesar de mi edad, sino todo lo contrario. Mi mentalidad, mi inquietud, mi activismo en el mundo de la maternidad, especialmente del acompañamiento, me llevan a estar lo más formada e informada posible respecto a varios temas.
Son muchos los años que percibo una lucha ¿feminista? por la igualdad, o más bien, por evitar la des-igualdad entre hombres y mujeres, entre madres y padres. Como digo, años y años. Y confieso que estamos como siempre, con la diferencia de que ahora, las redes sociales, hacen más visibles las luchas.
No voy a entrar en corrientes feministas, en lo que dicen las clásicas, las conservadoras, o las más avanzadas. Me da igual, porque como he dicho, es el mismo discurso de siempre, pero viralizado.
Cuando se ha dado la ocasión, aún a riesgo de salir perjudicada, he defendido las diferencias porque, queramos o no, mujeres y hombres no somos iguales. Ni biológicamente, ni físicamente, ni mentalmente, ni emocionalmente. No ten…

Adiós, MADRE, y GRACIAS.

Imagen
Al final te has marchado, madre. Tu cuerpo no pudo aguantar semejante paliza. Te enviaron a casa porque no podían hacer nada más por ti, y a pesar de la aparente mejoría, y aún bien consciente, decidiste que te querías morir.
¿Sabes una cosa? Yo estaba muy enfadada. Con todo el mundo. Con la tecnología por tanto avance, con los médicos por pautarte tanto medicamento, con el personal sanitario por hacer su trabajo tan bien hecho, pero a sus horas, no las tuyas. Estaba enfadada contigo por alargar tus días, estaba enfadada conmigo porque no podía soportar tanto dolor…
Tu vuelta a casa me causaba pavor ¿cómo íbamos a poder cuidarte? ¿cómo íbamos a proporcionarte los cuidados médicos que tenías en el hospital? Sentía que no iba a ser justo porque todo iba a recaer en Cristina, por ser enfermera.
Y prácticamente así fue ¡Ahhh! Pero no es lo mismo atender a cualquier persona enferma que a tu propia madre en su lecho de muerte. Y para ella, para mi hermana la pequeña tampoco ha sido nada fácil,…

Sentimientos encontrados

Imagen
Cuando la ingresaron en el hospital hace doce días, con una grave complicación respiratoria a consecuencia de algún maldito virus, pedí a mi Dios que, si iba a sufrir se la llevara enseguida. Sin embargo, aquí sigue y en este tiempo que ha transcurrido, su deterioro es muy notable.
Sigue conectada al oxígeno, mascarillas con broncodilatadores, antibióticos, corticoides, paracetamol, sueros con sodio… y toda cuanta medicación consideran necesaria en la unidad que la están tratando.  Acostada en decúbito supino, con pañales, con enemas para poder vaciar su intestino, con una dieta triturada a base de papillas… sin poder beber agua ni líquidos por evitar el riesgo de un atragantamiento.  Sin poder articular palabra, con la boca llena de hongos, con sus cuerdas vocales atrofiadas y haciéndose entender a base de señas. Con los brazos morados a consecuencia de tanta vena y arteria perforada para analíticas y gasometrías, de tantas cánulas para tantos goteros…
¡Me rompo de dolor al verla así! ¡Es…