Entradas

Mostrando entradas de abril, 2017

Amigas del colegio, amigas para siempre.

Imagen
Tras compartir nuestros años de Bachiller y de Secretariado, salimos del colegio en 1970.
Con Mari Carmen, por varias circunstancias y con Gloria, mantuve más el contacto. Con las otras se produjo un reencuentro a partir del momento en que a Amparo se le ocurrió la idea de hacer una quedada.  En principio éramos más, pero ahora nos hemos quedado cuatro.
Nos reunimos para comer varias veces al año y en las conversaciones que entablamos, hemos compartido de todo: nuestras bodas y las de nuestra descendencia, los nacimientos de nuestras hijas e hijos, y los nacimientos de nuestros nietos y nietas. Entierros de padres, madres, hermanos, hermanas… largas horas de hablar de nuestra vida, de nuestros recuerdos, de nuestras alegrías y de los problemas también.
Lo cierto es que somos muy diferentes, por las circunstancias vividas, por los trabajos realizados, por las experiencias… diría que no hay ningún rasgo que nos una, tal vez ningún interés que nos haga mantener un hilo conductor... excepto e…

De la “dependencia” al amor sereno.

Imagen
Hace tiempo que no utilizo este espacio como confesionario íntimo y vuelvo a él tras unos días en que me invade cierta tristeza.
Tal vez, en estos momentos en que la pareja tradicional de mujer y hombre está anticuada, momentos en que no se da valor al hecho de permanecer unidos y felices toda la vida, momentos de necesaria apertura frente a todo tipo de familias, tal vez, decía, mis palabras suenen ridículas. Sin embargo, es lo que siento, son las emociones que me asaltan en estos últimos días… y son las mías.
Quien me conoce o me sigue de alguna manera, sabrá que dejé mi trabajo cuando nació mi primera hija. Fue una elección meditada, libre y consensuada con mi marido. Él trabajaría fuera de casa y yo me ocuparía del hogar, de los niños, de cuidar la familia con toda la implicación que ello conllevaba.
Durante la crianza de mis tres hijos me sentí sola en cuanto al su apoyo físico, no lo he negado nunca.  Su ocupación hacía posible que yo hubiera renunciado a la mía, y por ello pagaba …

¡Haced caso a los niños cuando se quejen! ¡Siempre!

Imagen
Las personas tenemos experiencias que nos guardamos muy en nuestro interior y de no ser que suceda algo que en un momento concreto nos las haga revivir, quedan archivadas en el inconsciente…
Hace unos días,  charlando con mi hija y enlazando vivencias pasadas, nuestra conversación acabó sacando a la luz algo que sucedió hace 29 años, cuando yo tenía 35. Ambas,  con lágrimas en los ojos comentábamos cómo se puede llegar a soportar ciertas situaciones. Me decía que ahora, siendo madre de dos hijos, aún no puede hacerse una idea de lo que yo tuve que pasar cuando ella tenía solamente 11 años…
Se me pone dolor de estómago cuando escucho que los niños se quejan por llamar la atención, que lo hacen porque no quieren ir al colegio, o porque tienen un hermano pequeño… Y que no hay que hacerles caso.
Puedo decir que hija ha sido una niña muy “valiente”. Cuando se quejaba por algo, siempre tenía sus motivos. Un día comenzó a decir que le dolía la rodilla derecha. No podía andar bien y la llevé al …